Los Parásitos externos (o ectoparásitos) viven en el exterior del cuerpo del hospedador, ocasionándole una infestación, ejemplo: pulgas, garrapatas, sarna.


 

Riesgos


¿Qué y cuáles son los parásitos externos?

Son microrganismos o insectos muy pequeños que infestan al animal, hospedándose en su piel, alimentándose de su sangre y actuando como agente o vector de otras enfermedades. Los principales y más comunes parásitos externos (el insecto y sus larvas) son pulgas, garrapatas, sarna, piojos y mosquitos.


¿Qué daños pueden producir los parásitos externos?

Estos insectos pueden causar anemia, irritaciones en la piel, y actuar como agentes transmisores de un variado número de enfermedades. Por esto el control de estos parásitos es muy importante.


¿Cuál es el parásito más común?

Las pulgas son el parásito más común e irritante que afecta a los perros y gatos. Dependiendo del lugar y del clima las pulgas son más abundantes. Las pulgas pueden provocar complicaciones en la piel como la dermatitis alérgica por pulgas (DAPP).


¿Qué es la dermatitis alérgica causada por pulgas?

La dermatitis alérgica causada por pulgas es una reacción alérgica que se produce en la piel del perro. Es ocasionada como respuesta al contacto con la saliva de la pulga, lo que ocurre cuando ésta pica al perro.


 

Transmisión

¿Cómo se transmiten estos parásitos?

La infestación es por contacto, por proliferación ambiental o por falta de higiene y control oportuno. Pulgas, garrapatas y otros parásitos tienen sus propios ciclos y hay que estar atentos a las épocas y circunstancias del año en que se multiplican.


¿Qué enfermedades pueden transmitir las pulgas?

Además de la ya citada dermatitis alérgica causada por pulgas (DAPP), estos parásitos pueden transmitir las siguientes enfermedades: gusanos planos (Dipylidium caninum), hemobartonelosis, plaga (Yersinia pestis), tularemia (Franciscella tularensis), tifus (Rickettsia tiphy).


¿Qué enfermedades pueden transmitir las garrapatas?

Entre las enfermedades más conocidas está la babesiosis, ehrlichiosis (Ehrlichia canis), salmonellosis, brucellosis, tularemia, hemobartonelosis y el Mal de Lyme.


Precauciones.


¿Cómo se puede detectar a los parásitos?

Los especialistas recomiendan un control permanente sobre los parásitos externos, especialmente en épocas o ambientes en que estos proliferan. Ninguno de los riesgos de sus mascotas ocurre y se desarrolla tan rápido como las infestaciones de parásitos externos.


¿Qué evidencias hay sobre la infestación de parásitos?

Revisar el pelaje y la piel, observar la conducta de su mascota (si se nota decaído o débil) y ver sus reacciones (si se rasca o mueve bruscamente) podrá dar una alarma sobre una posible infestación. Una mascota desparasitada y saludable es una mascota feliz. La desparasitación es un aspecto muy importante para su salud.


¿Cómo se controla o elimina a estos parásitos?

Con antiparasitarios. Los productos utilizados actualmente para combatir las infestaciones de parásitos en perros y gatos han tenido un gran avance en los últimos años, con compuestos cada vez más eficaces.


Tratamiento


¿Qué son los antiparasitarios?

Son compuestos insecticidas o acaricidas que actúan a distinto nivel de los sistemas orgánicos de los parásitos, eliminándolos a ellos y también a las larvas. Los hay en diversas presentaciones como polvos, lociones, jabones, pipetas, sprays, shampoos y también en collares antipulgas y garrapaticidas.


¿Son útiles los antiparasitarios?

Probablemente es uno de los campos de la medicina veterinaria de más desarrollo en los últimos años, lo que es muy necesario debido a que los parásitos se han hecho resistentes a muchos productos y se ha producido, además -probablemente por factores de cambio climático- una explosión en la cantidad y variedad de parásitos.


¿Qué antiparasitario externo es más efectivo?

Los antiparasitarios más efectivos son los que eliminan los parásitos y sus larvas, que actúan más rápido y por más largo tiempo, y que adicionalmente, desparasitan el ambiente en que habita la mascota